12 de mayo de 2015

Campo, Kun



2 Campo, K'UN


En Señales de Amor, nueva traducción del clásico I Ching, de Stephen Karcher, (1):

Producir, alimentar, proveer;
amable, receptivo, acogedor;
todo procede de él.


EL ESCENARIO
Tu relación es el resultado del Camino y del Uno. Se genera sí misma. Acéptalo. No tengas miedo. Campo significa ser flexible.

ABRIENDO EL CAMPO
-Campo, Kun: la tierra en la que todas las cosas descansan, el mundo, la existencia concreta, el poder de dar forma y existencia a las cosas; luna, madre, mujer, sirvientes, ministros; flexible, adaptable, receptivo, productivo; bienvenida, consentimiento, respuesta, acuerdo, seguimiento; engendrar, dar fruto; alimentar, proveer, servir, trabajar. El ideograma representa los espíritus de la tierra.
-Campo es uno de los ocho espíritus favorables. Es el complaciente. Se ofrece a servir en el altar de la tierra. Como espíritu guía, abre, entrega y recibe en su seno todas las cosas. Es el flujo, el suministrador, siempre bienvenido; la apertura que recibe la semilla del cielo. Sus manos imparten bendiciones. Es la yegua que incansablemente vaga por la tierra.

LA RESPUESTA

Campo traerá el éxito supremo
y un pronóstico muy favorable a la yegua.
El Ser superior debe emprender alguna cosa.
Al principio habrá ilusión,
luego conseguirás lo que deseas.
Es ventajoso encontrar un señor.
Consigues amigos en el sudoeste.
Pierdes amigos en el noreste.
Pronóstico: la comprensión tranquila abre el camino.

Campo describe la relación, o tu papel en ella, en términos del poder primordial que nutre y da forma a las cosas. La manera de encarar esta situación es entregarse a todas las cosas, aportando lo que cada una necesita para existir. Este hexagrama se refiere a crear una relación. Estás en posición de alimentar tu relación y enraizarla en lo que tiene de real. Estas enfrentado a muchas exigencias conflictivas. Sé como la yegua, receptiva e incansable, y el terreno se abrirá. Simplemente entrégate a cada cosa a su tiempo y apórtale lo que necesita. No intentes imponer tu voluntad. Mantén en la mente tu propósito: la creación de una conexión perdurable. Si realmente lo deseas, lo conseguirás y se abrirá ante vosotros una época completamente nueva. Al principio puede que te sientas confuso por algo que está sucediendo, pero pronto comprenderás lo que hay que hacer. Trabaja desde una posición de apoyo al otro. Deja que sea tu pareja quien marque la dirección. Actividades y objetivos comunes fortalecen la relación; esfuerzos solitarios la debilitan. El camino se abre para tu amor, a través de la comprensión y la aceptación tranquila.

SÍMBOLO, REFLEXIÓN Y PRÁCTICA
Poder de la tierra. Toda la situación contiene un gran potencial de creación. Sus imágenes son la tierra, la luna, la madre, el fiel sirviente, la yegua.

-Reflexión: ama a tu pareja con apertura y receptividad. Ofrécete con delicadeza. Siéntate a menudo con tu pareja. Reconoce a tu pareja a través de las sensaciones que surgen de ti mismo, al tiempo que activas y abres tu conciencia de estas sensaciones. Evita salir de ti mismo para esta intimidad. La conexión más profunda se produce a partir de tus propias sensaciones. La energía yin es fuerte en este momento y tanto los hombres como las mujeres necesitan expresarlo. Las semillas de la relación que deseas están sembradas. Riégalas y dales una oportunidad de crecer. Apoyaos uno al otro. Contribuye a lo que tenéis para compartir, haciendo bien tu parte. La aceptación es la llave de todo. Permite que las cosas se desarrollen.

-Práctica: siéntate un rato cada día imaginando que tu pareja construye un nido en tu corazón. Acepta, abraza, ama y alimenta a tu pareja en ese nido. El o ella crecerá con el alimento primordial de la energía de tu corazón.

Las líneas que se transforman



SEIS EN EL PRIMER LUGAR

Si pisas mucho la escarcha,
acabarás por acostumbrarte al hielo.


Tu relación está empezando a salir del confuso magma de los sentimientos y a adquirir una forma cada vez más sólida. Actúa despacio, con cuidado y persistencia para construir los cimientos
Dirección: Algo muy importante está regresando. Manténte abierto y aporta lo que sea necesario.

SEIS EN EL SEGUNDO LUGAR

Grande y derecho por todos lados.
No tendrás nada que repetir o ensayar.,
y no habrá nada que no te sea favorable.


El momento está maduro para esta relación. Comprométete plenamente. Ve directo al objetivo. No tienes que planear o ensayar nada. Todo está ahí. Esta conexión beneficiará todos los aspectos de tu vida.
Dirección: Organiza tus fuerzas. Esto es el regreso de algo grande. Manténte abierto y aporta lo que sea necesario.

SEIS EN EL TERCER LUGAR

Pronóstico: envuelto en la belleza,
el orden hace que las cosas sean posibles.
Si estás actuando al servicio del Rey,
el tiempo de la insatisfacción está llegando a su fin.

Actúa al mismo tiempo con contención y sin alardes. Es el momento de la excelencia oculta. Contén tus sentimientos y deseos. Puedes llevar tus planes a feliz término. Piensa en lo que está lejano. Es un momento trascendental con trascendentales efectos.
Dirección: Mantén claras tus palabras y cercanas a los hechos. Libera la energía contenida. La situación ya está cambiando.

SEIS EN EL CUARTO LUGAR

Encerrado en el saco.
Sin culpas, sin alabanzas.

La relación está en el saco, llena de posibilidades. No hay nada que recriminar o ensalzar. Lo que quieres ya está ahí. Un concienzudo estudio será muy provechoso.
Dirección: Acumula una reserva de fuerza para la alegría futura. Imagina la situación desde otra perspectiva. Acumula energía para un paso nuevo y decisivo.

SEIS EN EL QUINTO LUGAR

Una prenda íntima amarilla.
El camino de la fuente está abierto.

Existen procesos ocultos en funcionamiento en tu relación que abren el camino para una conexión perdurable. Acéptalos, incluso aunque las cosas puedan parecer confusas. Ten paciencia y confía. Todo lo que ahora está sucediendo os afectará a los dos de una forma profunda y positiva. Será el origen de buena fortuna y acontecimientos muy significativos.
Dirección: Cambia de rumbo. Aparta de ti las viejas ideas. Mantente abierto y aporta lo que sea necesario.

SEIS EN EL SEXTO LUGAR

Los dragones luchan en el campo.
Su sangre corre, índigo y amarilla.

En la lucha entre el poder del cielo y el poder de la tierra, ambos resultan heridos. No necesitan ponerse en esa tesitura. No intentes afirmar tu poder ahora. Da paso, entrégate, restaura la paz. No trates de dominar la relación.
Dirección: Aleja de ti las viejas ideas. Manténte abierto y aporta lo que sea necesario.


(1) Señales de Amor, nueva traducción del clásico I Ching - Stephen Karcher, Ed. Océano, 1ra. edición, Barcelona 2001 - ISBN 84-7556-218-3


6 comentarios:

  1. Hola Tegularius, algo me intriga. ¿Stephen Karcher invierte el orden comenzando por Campo o es una decisión madurada tuya?
    Por mi parte considero que el orden entre los dos es el resultado de la imposibilidad de la simultaneidad en un texto. Campo y Fuerza o Fuerza y Campo. La palabra "y" es una partícula que une sin categorizar, sin jerarquizar. Por otra parte el uso consuetudinario del orden de precedencia que jerarquiza a Fuerza por sobre Campo confunde muchísimo y es bueno verlos en el orden inverso.

    ResponderEliminar
  2. No Marta, Karcher inicia también con Fuerza, solo que el orden en el que los ves aparecer es el que se genera a medida que los voy subiendo (el último arriba). Ya los voy a ordenar como los de Wilhelm. Es cierto lo que decís acerca del orden de ambos e interesante para el análisis

    ResponderEliminar
  3. "La primera obligación para un hombre es la de no ser una mujer” afirma Robert Stoller, antropólogo.

    Leer esto en un artículo de Una Antropóloga en la luna, me llevó automáticamente a tu comentario Marta...

    ResponderEliminar
  4. No entiendo con claridad lo que agregas, ¿es algo como "el burro por delante para que no se espante"? Porque me estoy refiriendo al orden de precedencia entre dos categorías opuestas y mutuamente necesarias, los opuestos polares. Cuando la tradición establece un orden de precedencia -primero uno y luego el otro- inamovibles, automáticamente genera una jerarquía que en el pensamiento original de cualquier par de opuestos polares no existe.
    Ves que es igual decir noche y día que día y noche; no hay un orden de precedencia consuetudinario acá, no hay jerarquía.

    ResponderEliminar
  5. Jaja, no te preocupes, es solo una relación que hice yo y que tiene que ver con los reclamos que muchas veces se ven sobre género. No le des importancia, no la tiene.

    ResponderEliminar
  6. Ok, aprovecho para agradecerte por subir esta versión, no la tengo, es hermosa y muy útil. Es una continuación natural a la versión de Ritsema-Karcher. Un abrazo.

    ResponderEliminar