24 de marzo de 2016

El caldero, Ting



50 El caldero, TING

En Señales de Amor, nueva traducción del clásico I Ching, de Stephen Karcher, (1):


Caldero sagrado; mantener, contener y transformar,
imaginar; comer con los espíritus, ancestros y nobles;
establecer, fundar.


EL ESCENARIO
Cambiar la Piel de las cosas significa que debes tener un caldero donde transformarlas. Así que llega el tiempo de El caldero. Acéptalo. No tengas miedo. El caldero significa asumir la renovación.

ABRIENDO EL CAMPO
-Caldero, Ting: Recipiente de bronce con tres pies y dos asas; un caldero sagrado para cocinar comidas rituales y ofrendas; símbolo de una familia o dinastía; mantener, contener, transformar, transmutar; conectar con los espíritus; establecer, asegurar, fundar. El antiguo ideograma representa una pregunta a los espíritus.

LA RESPUESTA

El caldero.
El camino hacia la fuente está abierto.
Éxito.

El caldero describe la relación, o tu papel en ella, en términos de sacrificio, imaginación, y de la capacidad espiritual de un caldero sagrado. La manera de encarar la situación es mantener y transformar tu relación a través del poder de un símbolo que puede conmover tu corazón. Necesitas adentrarte en tus problemas para examinarlos con detenimiento y reflexionar hasta que los comprendas perfectamente. Debes convertir los acontecimientos de su vida en imágenes simbólicas. Así, se convertirán en un caldero de transformación que os conectará a los dos con el poder invisible que os rodea. Abandona tus viejas costumbres. Utilizando el caldero podrás experimentar una renovación. El caldero significa utilizar símbolos para ser conscientes de su poder y transformar la relación. Ese poder y esa transformación iluminarán tu entendimiento, y aportarán seguridad y un nuevo comienzo. Eso genera conocimiento y buena fortuna al liberar energía transformadora.

SÍMBOLO, REFLEXIÓN Y PRÁCTICA
Fuego sobre madera. El caldero. La penetración interior alimenta y expande la creciente luz de la conciencia. Puedes actuar de una manera clara y decisiva.

-Reflexión: Tu relación te puede ayudar a que llegues a hacerte uno con el espíritu. Su poder transformador proviene de vuestras razones para permanecer juntos. Todo lo que cada uno de vosotros necesita hacer para llegar a esta unidad es interiorizar lo que tenéis en común. El modo de hacerlo es convertirse en uno, transformaros en uno. Consíguelo reivindicando todos los aspectos de tu pareja, sean los que sean, como tuyos propios. Imagina que has asumido todo lo que él o ella es. Mientras lo haces, acepta la experiencia, sea cual sea. Mantente vinculado al mundo físico para ayudar a tu sistema a digerir y manejar lo que está experimentando. Solo lo que es real y perdurable se verá fortalecido. El resto se disolverá. Alcanzando la unidad tú mismo de esta manera, te acercarás más a la unidad con el otro. Tu experiencia directa del cielo surgirá cuando gradualmente vayas descubriendo esa unidad.

-Práctica: Para equilibrar tu energía yin y yang, tómate todos los días un tiempo para visualizar el equilibrio dentro de ti. Si eres mujer, piensa en tu cuerpo como si fuera el de un hombre. Si eres un hombre, piensa en tu cuerpo como si fuera el de una mujer. Entiende que esa transformación sirve para perfeccionar tu equilibrio energético y ayuda a que te hagas más completo.

Las líneas que se transforman


SEIS EN EL PRIMER LUGAR

El caldero está volcado,
con las patas para arriba.
Ventajoso: un obstáculo desaparece.
Es como adquirir una concubina para un hijo.
No hay error.

Haz algo fuera de lo normal en la relación, para establecer una conexión con el espíritu del mundo. Pon las cosas boca abajo. Libérate de las obstrucciones y los bloqueos. No hay error. Si lo haces, encontrarás la felicidad.
Dirección: Un tiempo grande y floreciente se aproxima. Estás conectado con una fuerza creativa. Úsala correctamente.

NUEVE EN EL SEGUNDO LUGAR

Hay algo real en el caldero.
El compañero está afligido pero no puede acercarse.
El camino está abierto.

Algo real está sucediendo en tu interior: una transformación espiritual. Tu pareja está afligida y es presa de emociones negativas. Persevera en tu transformación. No tengas miedo. Es sustancial y segura. El camino está abierto. Actúa para ti mismo.
Dirección: No tengas miedo de actuar solo. Estás conectado con una fuerza creativa. Utilízala correctamente.

NUEVE EN EL TERCER LUGAR

Las asas del caldero han cambiado.
El movimiento se ve entorpecido.
No has consumido el jugo del faisán.
La lluvia entra por todas partes
y amortigua la causa de la tristeza.
Cuando todo ha acabado, se abre el camino.

Todo en la relación parece atascado. No te preocupes por ello. Se trata de una transformación de la manera de entender las cosas que tenéis los dos. La lluvia llegará y limpiará todas las preocupaciones. Sigue adelante. El camino está abierto.
Dirección: Acumula energía para un paso nuevo y decisivo.

NUEVE EN EL CUARTO LUGAR

Las patas del caldero se han roto.
La comida del príncipe se ha derramado,
y ha manchado su augusta persona.
El camino se cierra.

Desastre. Sea lo que sea que estabas planeando, no lo hagas. Te sentirás defraudado. El camino está cerrado.
Dirección: Renueva una situación corrompida. Si te dejas llevar, puedes descubrir la posibilidad oculta. La situación ya está cambiando.

SEIS EN EL QUINTO LUGAR

El caldero tiene asas amarillas,
y anillos de metal.
Pronóstico favorable.

Una visión hermosa y un plan amoroso. Has encontrado una manera de acercar la relación al mundo, lo que constituye un motivo de alegría. Trabaja en ello. Te aportará beneficio y conocimiento.
Dirección: Estás asociado con una fuerza creativa. Úsala correctamente.

SEIS EN EL SEXTO LUGAR

El caldero tiene anillos de jade.
El gran camino está abierto.
No hay nada que no sea ventajoso.

Esta relación es realmente algo precioso. Puede transformar vuestras vidas. El gran camino está abierto para vosotros, y puede aportar un gran beneficio para todos. Se os abrirá un mundo nuevo.
Dirección: Sigue adelante. Actúa con resolución. Estás conectado con una fuerza creativa. Úsala bien.



(1) Señales de Amor, nueva traducción del clásico I Ching - Stephen Karcher, Ed. Océano, 1ra. edición, Barcelona 2001 - ISBN 84-7556-218-3




No hay comentarios:

Publicar un comentario