6 de junio de 2014

Modo de Empleo




Éste no es un libro para ser leído,
sino para ser frecuentado,
como un amigo íntimo, secreto. Puede pedirle 
que le sustente, y le sustentará,
que le alumbre, y le alumbrará,
que le conmueva, que juegue, y jugará con usted
al juego más misterioso del mundo,
el del azar que no existe.

Hágale una pregunta, inquieta
o esperanzada, en todo caso íntima,
una de esas preguntas que está más allá de
la inteligencia y que de ordinario se le hace
al corazón con los ojos cerrados. Ábralo 
al azar. Dentro hay alguien que le habla.
No solo le dice cosas
más o menos interesantes, no,
sino que contesta a esa pregunta
que ni siquiera a expresado en vos alta.
Él responde a su manera, a veces
de forma desconcertante. Pero no se sorprenda.
Extrañamente, lo que en él se dice
siempre tiene sentido.

Prólogo al libro "Cuentos de los Sabios Taoístas", de Pascal Fauliot. Paidos Orientalia
ISBN 978-84-493-2798-8


No es una introducción al I Ching, aunque bien puede serlo. Me gustó y por eso lo comparto.

Finalmente, eso que algunos buscamos con tanto ahínco está ahí, siempre estuvo ahí, escondido, inaccesible muchas veces... pero las palabras inspiradas, los signos de cualquier índole, pueden ser las trampas para atrapar ese sentido que se escapa a las definiciones puramente racionales. Solo necesitamos entrar, de alguna manera, en posesión de la clave que nos abra a esa comprensión. Solo es necesario que la luz revele eso escondido en las sombras... pero no cualquier luz y, claro, tampoco cualquier observador puede ver lo revelado ni entender esa clave.


2 comentarios:

  1. A mi tambien me ha gustado. El I Ching es un tesoro.

    ResponderEliminar
  2. Realmente Isabel, es un libro maravilloso.

    ResponderEliminar